Tegucigalpa, Honduras (Conexihon).- En Honduras al estar penalizada toda forma de interrupción del embarazo, convierte a las niñas sobrevivientes de violencia sexual en madres de manera forzada.

819 niñas entre 10 y 14 años fueron madres, de acuerdo a los datos de la secretaria de Salud en 2017, todas ellas producto de una violación sexual. La legislación honduras dice que todo acto sexual en menores de 14 años constituye en una violación y en la mayoría de los casos los agresores son hombres adultos, familiares o conocidos de las víctimas.

Es por ello que este 11 de octubre día internacional de la niña es momento de abrir los ojos a la realidad de miles de niñas en América Latina, los Estados tienen la obligación de proteger su vida y su futuro.

Organismos internacionales han reconocido en diferente ocasiones la necesidad de despenalizar el aborto como una medida para proteger a las niñas que han sufrido violencia sexual.

Sin embargo la vida y salud de las niñas sigue poniéndose en peligro, entre el 2009 y 2012 hubo aumento sustancias de los partos en niñas y en 2017 se registró otro aumento de 8,664 partos.

0
0
0
s2smodern
powered by social2s