Tegucigalpa, Honduras (Conexihon).- A dos años del asesinato de Berta Cáceres, el hecho que los responsables intelectuales continúen impunes deja un mensaje “escalofriante” de que pueden seguir matando a quienes defienden derechos humanos en Honduras, denunció este viernes 02 de marzo Amnistía Internacional.

En un comunicado de prensa, la organización humanitaria reiteró el pedido a las autoridades hondureñas para que investiguen a los implicados en ordenar el asesinato de Cáceres, así como el estudio de las líneas de investigación propuestas por la familia y abogados privados que llevan la causa.

“Dos años después de la trágica muerte de Berta Cáceres, que no se haya resuelto el caso y que sus responsables no hayan rendido cuentas ante la justicia, transmite el escalofriante mensaje de que se puede matar impunemente a quienes defienden los derechos humanos sí éstos se atreven a cuestionar a los poderosos en Honduras”, dijo Erika Guevara Rosas, directora para las Américas de Amnistía Internacional.

De igual forma, AI tiene registro de una constante serie de amenazas y estigmatización “contra quienes buscan verdad, justicia y reparación por su asesinato (de Berta Cáceres)”. La documentación recogida por la organización internacional destaca a las personas que aún se atreven a denunciar las acciones de poderosas empresas contra los pueblos indígenas o las comunidades campesinas locales.

En un informe sobre la situación de los derechos humanos en el mundo en 2017, Amnistía Internacional expuso sobre el caso 'Berta Cáceres' que “apenas se avanzó en la investigación”, con la captura e inicio del proceso penal contra ocho detenidos presuntos autores materiales del crimen.

Este proceso contra los sindicados, ya tiene programada fecha para juicio oral y público que será en junio próximo. Tanto el Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH), como el equipo legal de la familia Cáceres, han pedido a la fiscalía y a las autoridades judiciales que garanticen, investiguen y hagan comparecer ante la justicia a los responsables de ordenar el asesinato de la lideresa indígena-lenca.

También instó a que se investiguen las amenazas y ataques denunciados tanto por el COPINH, organización cofundada por Cáceres y otros defensores de la tierra y el medio ambiente.

Berta Cáceres fue asesinada el 02 de marzo de 2016 en La Esperanza, Intibucá. Durante el ataque criminal, fue herido el líder ambientalista mexicano Gustavo Castro, quien se encontraba en Honduras para compartir experiencias con la organización en temas de extractivismo.

Un año antes, en 2015, Bertita había sido galardonada con el premio "Goldman" al medioambiente, por su defensa del Río Gualcarque, de los intereses de la empresa Desarrollos Energéticos S.A (DESA), ante sus pretensiones de construir el proyecto hidroeléctrico “Agua Zarca”.

0
0
0
s2sdefault