Tegucigalpa, Honduras (Conexihon).- La Iniciativa Mesoamericana de Defensoras (IM-Defensoras), en una carta pública, instó este viernes 02 de febrero a las Relatorías de Naciones Unidas y de la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH), a exigir al gobierno hondureño el cese a la represión y el respeto de los derechos de la ciudadanía.

En la carta, IM- Defensoras tomó nota de la última acción de protesta ciudadana, con la convocatoria a “Paro Nacional”, del 20 al 27 de enero, que finalizaría el día de la toma de posesión del presidente ilegalmente reelecto, Juan Orlando Hernández, cuya movilización de la Alianza de Oposición contra la Dictadura, fue violentamente reprimida por efectivos policiales y militares.

La iniciativa de mujeres defensoras condenó la acción del Gobierno, el cual está “desoyendo todos los llamados y recomendaciones internacionales en relación al uso del diálogo y la no-violencia, con el ejército todavía en las calles y con un saldo de personas asesinadas, heridas, detenidas, perseguidas o hostigadas que no para de incrementarse”.

Igualmente, las defensoras mostraron su preocupación por el número de asesinatos por razones políticas, luego de realizadas las elecciones del pasado 26 de noviembre. Según cifras de la Coalición contra la Impunidad y particularmente del Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras (COFADEH), suman más de 30 muertes, la mayoría efectuadas por miembros de la Policía Militar de Orden Publico (PMOP),
Dentro de las exigencias hechas desde IM-Defensoras hacia las Relatorías de Derechos Humanos de la CIDH y Naciones Unidas para incrementar su presión sobre el gobierno de Honduras y así:

Restituya las garantías democráticas y garantice el legítimo derecho a la protesta de los y las hondureñas, así como la seguridad e integridad de quienes lo ejercen, especialmente de las mujeres y sus organizaciones, quienes están en primera línea de la lucha por los derechos humanos y políticos del pueblo hondureño.

Se abstenga de utilizar al ejército para reprimir a la población, de acuerdo a lo demandado por la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACNUDH).

Libere de inmediato y sin cargos a todas las personas detenidas de manera arbitraria.

Garantice la investigación, juicio y castigo para los responsables de los más de 31 asesinatos ocurridos en el marco de las protestas contra el fraude.

Se avenga a una revisión del proceso electoral que garantice un resultado acorde a la voluntad popular expresada en las urnas y el absoluto respecto a la democracia y los derechos políticos de los y las hondureñas.

Ver carta de IM-Defensoras, aquí.

0
0
0
s2sdefault

Más Leídos