Washington, EE UU (Conexihon).-  En la conmemoración del Día Internacional de las Mujeres Defensoras, la Comisión Interamericana de derechos Humanos (CIDH), instó este miércoles a los Estados a garantizar y respaldar su derecho a defender

derechos, así como la adopción de medidas de protección que incorporen una perspectiva de género, garantizando que las defensoras puedan realizar libremente su labor.

Para la CIDH, en los últimos años la defensa de los derechos humanos en América se ha convertido en una labor extremadamente peligrosa, lo cual es visto con “gran preocupación”.

“Las defensoras y los defensores son constantemente víctimas de criminalización, detenciones arbitrarias, asesinatos, ataques y amenazas, entre otros actos de violencia”, apuntó la Comisión en un comunicado de prensa este día.

En tanto, la Comisión Interamericana le recordó a los Estados sobre el reconocimiento “público e inequívocamente” del papel fundamental que ejercen las defensoras de derechos humanos para la garantía de la democracia y del Estado de Derecho en la sociedad, cuyo compromiso se debe reflejar en todos los niveles estatales, sea municipal, estadual o nacional.

“Es necesario que los Estados reivindiquen y garanticen el derecho de todas las mujeres a ser valoradas, libres de patrones estereotipados de comportamientos basados en conceptos de subordinación o de inferioridad, y esto incluye a las mujeres defensoras de derechos humanos”, afirmó la Comisionada Margarette May Macaulay, Relatora para los Derechos de las Mujeres de la CIDH.

La CIDH constata que subsiste en la región un contexto de violencia y discriminación estructural contra las mujeres. Ellas están expuestas a actitudes misóginas, amenazas de agresión sexual, difamación basada en el género y cuestionamiento de su “feminidad” o sexualidad. En ese sentido, la estigmatización y deslegitimación tienen un impacto diferenciado en las mujeres defensoras de derechos humanos, en la medida en que muchos de estos hechos lesionan y violentan su condición de género.

“La perspectiva de género debe integrarse en toda la legislación, políticas y acciones de protección”, sostuvo el Relator sobre los Derechos de Defensoras y Defensores de Derechos Humanos, Comisionado José de Jesús Orozco.

Además, verifica que la violencia por razón de género puede verse agravada por las crisis políticas, económicas o sociales, los disturbios, las emergencias humanitarias y naturales, así como por situaciones de degradación o de destrucción de los recursos naturales. Como lo subraya el Comité para la Eliminación de la Discriminación Contra la Mujer ("CEDAW" por sus siglas en inglés) en su Recomendación No. 35, los delitos cometidos contra las defensoras de los derechos humanos constituyen formas de violencia contra las mujeres.