Washington D.C. - Ante la próxima selección de quienes integrarán la Corte Suprema de Justicia (CJS), la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) hace un llamado al Estado de Honduras a llevar a cabo un proceso transparente y participativo que garantice la elección de personas idóneas conforme a los estándares internacionales.

La CIDH viene dando seguimiento al proceso de selección de quienes integrarán la nueva composición de la CSJ que se realiza en Honduras. De acuerdo con la legislación nacional, la Junta Nominadora, juramentada el 15 de septiembre de 2022, deberá presentar ante el Congreso Nacional una nómina de 45 personas candidatas, hasta el 23 de enero de 2023. Por su parte, de dicha lista, el Congreso deberá elegir a 15 personas con una duración en el cargo de 7 años; y de éstas 7 deberán ser mujeres, según la nueva Ley Especial de Organización y Funcionamiento de la Junta Nominadora para la proposición de personas candidatas a Magistrados de la Corte Suprema De Justicia, publicada en julio de 2022.

La CIDH recuerda que, un proceso adecuado de nombramiento y selección constituye un supuesto esencial para garantizar la independencia de las personas operadoras de justicia. En el informe "Garantías para la independencia de las y los operadores de justicia", se desarrollan las garantías que deben observarse en los procesos de selección y nombramiento; se resalta que el objetivo de este, debe ser elegir con base en el mérito  y capacidad profesional de quienes postulan al cargo, así como la singularidad y especificidad de las funciones que van a desempeñarse. Para ello, es indispensable que se establezcan previamente criterios objetivos, para la valoración y calificación de las personas candidatas a fin de evitar la discrecionalidad de los órganos que intervienen en la selección.

Las personas operadoras de justicia cumplen un rol esencial en el acceso a la justicia y la preservación del Estado de derecho. Por ello, la CIDH llama al Estado a garantizar que en el proceso de selección se observen los estándares mínimos como mérito, capacidad, idoneidad y honradez, establecidos por el derecho internacional de los derechos humanos a fin de asegurar su independencia.

Asimismo, y con la finalidad de garantizar la publicidad y transparencia del proceso de selección de personas magistradas, la CIDH considera esencial asegurar la amplia participación de la sociedad civil y otros actores interesados a fin de que tengan la posibilidad de conocer los criterios de selección, así como de expresar su opinión sobre las candidaturas.

La CIDH es un órgano principal y autónomo de la Organización de los Estados Americanos (OEA), cuyo mandato surge de la Carta de la OEA y de la Convención Americana sobre Derechos Humanos. La Comisión Interamericana tiene el mandato de promover la observancia y la defensa de los derechos humanos en la región y actúa como órgano consultivo de la OEA en la materia. La CIDH está integrada por siete miembros independientes que son elegidos por la Asamblea General de la OEA a título personal, y no representan sus países de origen o residencia.

 

Más Leídos