Tegucigalpa, Honduras (Conexihon). - Este lema hace referencia a la reivindicación del movimiento obrero por la reducción de la jornada laboral y el establecimiento de las ocho horas de trabajo diarias o 48 horas a la semana, conocido como “el movimiento por la jornada reducida” de Gran Bretaña

El lema fue acuñado por Robert Owen teórico socialista, activista por los derechos laborales y sociales quien en 1817 formuló el objetivo de la jornada de ocho horas y planteó que para cualificar la producción de cada obrero, era indispensable brindar mejoras en las áreas de salarios, vivienda, higiene y educación y prohibir del trabajo infantil. Lea: El origen de la jornada de 8 horas

En Estados Unidos la jornada laboral estaba fijada en 8 horas

En el año 1791 los carpinteros de Filadelfia se declararon en huelga por la jornada de diez horas, y en 1829 se había formado un movimiento solicitando la jornada laboral de ocho horas.

Para el año 1830, dicha demanda se generalizó declarándose como máxima exigencia en el “Congreso Obrero General” el 19 de agosto de 1866 en Baltimore, “la promulgación de una ley” para todos los Estados Unidos como jornada normal de trabajo".

Es así que una de las primeras federaciones de sindicatos en EE.UU. “La Federación Estadounidense del Trabajo”, en su cuarto congreso, resolvió que desde el 1 de mayo de 1886 dicha jornada de 8 joras debería ser legal, instando a todas las uniones sindicales de los Estados Unidos a luchar por esta promulgación y unirse a la huelga en el caso de no obtenerse esta reivindicación.

Lea: Significación del 1º de mayo

En este contexto de largas luchas, en 1868 el presidente Andrew Johnson promulgó la llamada Ley Ingersoll, que estableció la jornada de ocho horas, aunque con cláusulas que permitían aumentarla a 14 y 18. El incumplimiento de la Ley Ingersoll movilizó a las organizaciones y sindicales para hacerla cumplir.

Periodistas mártires de la huelga de los trabajadores de Chicago 1886

Ese primero de mayo de 1886 más de un centenar de miles trabajadores conquistaron las ocho horas laborales con la amenaza de parar sus labores, sin embargo, en Chicago donde las condiciones laborales eran aún peores con hasta 16 horas de trabajo, 200 mil trabajadores tuvieron que salir a las calles y las movilizaciones se sucedieron hasta el día tres de mayo.

Como la patronal se opusiera a las demandas de los trabajadores, se desencadenó una ola de represión en contra de los obreros por parte de las fuerzas policiales, lo que resultó en un sinnúmero de muertos, de heridos y detenidos. De entre ellos, cinco líderes sindicales tres periodistas, un carpintero y un tipógrafo fueron condenados a la horca.

La huelga del 54 gesta el movimiento sindical organizado en Honduras

Después de casi un cuarto de siglo de dictaduras sin libertades políticas, derechos laborales, sociales y explotación, el 1 de mayo de 1954 los trabajadores de las transnacionales bananeras estallaron en huelga, la cual desembocó en una huelga general en Honduras, los trabajadores bananeros consiguieron una reducción de la jornada laboral en la que los obreros trabajarían diez horas de lunes a jueves y ocho los viernes. Al surgimiento de este movimiento sindical organizado se debieron las conquistas laborales futuras de todos los trabajadores del país.

Lea además: Honduras: La huelga más larga en la empresa que simbolizó las “banana republics”