Tegucigalpa, Honduras (conexihon.hn).- Un 16 de noviembre del 2019, hace justamente dos años fue asesinado el defensor de derechos laborales Jorge Acosta, dirigente del Sindicato de Trabajadores de la Tela Railroad Company (SITRATERCO).

Acosta fue asesinado a inmediaciones de su casa de habitación en el municipio de la Lima en la zona norte del país, pese a contar junto a toda la junta directiva del sindicato con medidas de protección otorgadas por el Mecanismo Nacional de Protección para Defensores de Derechos Humanos, Periodistas, Comunicadores Sociales, Abogados y Operadores de Justicia. 

Previo a su muerte Acosta denuncio alrededor de 20 agresiones en su contra entre las que destacaban las amenazas, sabotajes a su medio de transporte y el aviso por parte de agentes de la Fuerza Nacional Antiextorsión (FNA) para informarle sobre un “plan para asesinarle”.

Los ataques y amenazas contra Acosta y varios de sus colegas sindicalistas de SITRATERGO surgen a raíz de un conflicto producido entre febrero de 2018 y febrero de 2019 por el irrespeto al contrato colectivo firmado entre el sindicato y la empresa Chiquita Honduras.

El SITRATERCO, junto a la Red contra la Violencia Antisindical han acudido ante el Ministerio Público (MP), la Policía Nacional (PN) y el Comisionado Nacional de Derechos Humanos (CONADEH), para denunciar la escalada de amenazas y agresiones en contra de los principales líderes y lideresas del sindicato; no obstante, las autoridades no realizan ningún tipo de diligencias para terminar con dichos ataques.

“Hoy, 24 meses después, en nombre de su familia, de la organización que tanto amaba y del movimiento sindical hondureño, acudimos nuevamente ante el Ministerio Público, específicamente ante la Fiscalía de Delitos de Alto Impacto, para solicitarles retomen las investigaciones y den con el paradero de los responsables, tanto materiales como intelectuales, para presentarlos ante la justicia”, dice el pronunciamiento del SITRATERCO.

Por su parte la sindicalista, Isela Juárez representante de la Red de Violencia Antisindical en Honduras la ley protege al victimario y castiga a la víctima al negarles seguridad y sobre todo justicia.

“Hoy le exigimos al gobierno de JOH (Juan Orlando Hernández) que establezca el asesinato de Jorge Acosta, pues hemos tocado puertas en todas las instituciones públicas encargadas de administrar justicia y seguridad, buscando precisamente justicia para un defensor de derechos laborales, pero tras 24 meses de su asesinato no lo hemos logrado”, denunció Juárez.

El plantón frente al MP para exigir justicia en el asesinato de Jorge Acosta, fue aprovechado por los sindicalistas provenientes de varios sectores del país para emplazar a las autoridades competentes en los asesinatos de varios dirigentes sindicalistas en los últimos años, entre ellos:

  • DONATILO JIMENEZ EUCEDA, líder del SITRAUNAH en La Ceiba, secuestrado y desaparecido en el 2015.
  • HÉCTOR MARTÍNEZ MOTIÑO; líder del SITRAUNAH en Choluteca, asesinado en el 2015, pese a contar con medidas cautelares de protección ordenadas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.
  • ROGER VASQUEZ, miembro del SITRAGENESIS, que habría sido asesinado por elementos de la Policía Militar del Orden Público durante una manifestación en Choloma, en el año 2017.
  • JOSHUA SANCHEZ, miembro de SITRAGAVSA, ejecutado según testigos por elementos de la Policía Nacional en el marco de la represión a una protesta en defensa de la Salud y la Educación Pública en 2019.
  • OSCAR OBDULIO TURCIOS, miembro del SITRAUNAH en La Ceiba, asesinado en 2020 tras salir de una protesta frente al CURLA.

 Datos relevantes sobre la Red de Violencia Antisindical

  1. Nace en el año 2015, pero su base de datos registra agresiones contra el sindicalismo desde el año 2009.
  2. Desde el 2009 a la fecha suman 40 asesinatos de líderes sindicalistas en Honduras.
  3. Desde el 2015 a la fecha se registran más de 200 agresiones contra el sindicalismo, siendo los más afectados los representantes de la agroindustria y la maquila.
  4. La violencia de genero registrada por la Red de Violencia Antisindical es bastante extensa que va desde el acoso sexual y la discriminación al creer que por ser mujeres no podemos ejercer a cargos dentro del movimiento sindicalista.
  5. La Red de Violencia Antisindical tiene presencia en 16 de los 18 departamento del país, a excepción de Islas de la Bahía y Gracias a Dios.

Noticias Destacadas