SEGUNDA PARTE

Tocoa, Colón (Conexihon).-  “Es importante defender la vida de nuestra población, el cambio climático es ahí donde se cuida protegiendo los recursos naturales,  esa publicidad que pone el Estado de que hay que trabajar contra el cambio climático, pues yo le digo al gobierno que debería de empezar por ahí,  cuidando los ríos y el bosque”, sostuvo el ambientalista, Raúl Ramírez, del Comité Municipal por la Defensa de los Recursos Naturales y Públicos de Tocoa.

El río Guapinol está ubicado en Tocoa y está siendo amenazado por la empresa minera Inversiones Los Pinares, mientras estuvo operando la minera contaminó y sedimentó el río de las comunidades que necesitan este vital líquido para subsistir.

El dirigente campesino, explicó que, en el Bajo Aguán, existe un panorama de persecución a las personas que defienden los recursos naturales y que en Honduras el derecho a justicia y a la vida no existe porque las autoridades competentes que deben aplicar justicia no lo hacen y están a favor de las grandes empresas transnacionales.

“Están a favor de los ricos, los terratenientes y de los empresarios y por eso aplican injustamente la ley cuando ellos le ofrecen pisto de por medio, entonces sabemos que la población sufre porque en este país hay un régimen que no está cuidando a su población y es un gobierno ilegítimo”, denunció el defensor de los derechos humanos.

“Las autoridades buscan criminalizarnos y callarnos sólo por defender el derecho a la vida, pero nosotros aquí vamos a seguir defendiendo nuestros derechos porque es un derecho legítimo que nos corresponde”, manifestó Ramírez.

Defender el río No es un crimen

La defensora de los recursos naturales, Lidia Ramos, esposa de Jeremías Martínez uno de los ocho detenidos por defender el río Guapinol, denunció que le han violentado los derechos a su esposo estando en la cárcel, ya que es una persona de la tercera edad.

“Él debería de estar en libertad porque hubo error en la acusación con el apellido, pero como no existe la justicia en este país pienso yo que con el humilde hacen lo que quieren, solamente por defender la vida, el agua, el medio ambiente. No puedo creer que defender el rio sea ser un criminal”, destacó Ramos.

La lideresa campesina, recordó que ella desde los nueve años ha hecho uso del río Guapinol, “pero ahora este río, desde hace tres años está puro lodo, no es el río que antes yo conocí”, lamentó.

El río Guapinol no es el mismo

De igual, Vilma Cruz, integrante del Comité Municipal en Defensa de los Bienes Comunes y Públicos de Tocoa, recalcó que después de la Semana Santa del 2018, fue que el río estuvo limpio.

“Después el río estaba puro chocolate, entonces en la comunidad nos reunimos, empezamos a sacar firmas y hacer plantones, para resolver este problema, también fuimos a la municipalidad a exigirle al alcalde que detuvieran la minera que estaba destruyendo nuestro río, hasta se estaba abriendo una carretera a la montaña”, destacó la ambientalista.

Además, agregó, “como nadie nos hizo caso empezamos a manifestarnos.

También nos fuimos a hacer un campamento donde operaba la empresa inversiones los pinares de 88 días, donde nos desalojaron de forma brutal violentando nuestros Derechos Humanos a manifestarnos, pero en ese lugar convivimos como comunidad y familia, compartimos alimentos y protegemos los recursos naturales que es nuestro derecho a un río limpio”.

Proteger el río nos hace comunidad

“Nosotros nunca pensamos que defender el río iba hacer un delito, al proteger el río éramos felices como comunidad, pero nunca pensamos que en este año 2020, que por esa lucha tenemos 15 meses a nuestros compañeros detenidos”, lamentó la defensora.

Subrayó que los ocho encarcelados por defender el río Guapinol son inocentes, sólo defienden el derecho al agua, porque estábamos cuidando nuestro río limpio porque esa es el agua que nosotros usábamos para cocinar antes y ya hoy tenemos que comprar un botellón de agua, porque los hijos se nos pueden enfermar del estómago.

“Porque ningún ser humano puede vivir sin agua, sino tomamos agua nos morimos, nosotros nos sentimos acosados porque no tenemos la libertad”, concluyó en su relato para Conexihon, la defensora del medio ambiente Vilma Cruz.