Tegucigalpa, Honduras (Conexihon).- La Corte de apelaciones retrocedió judicialmente el pasado viernes seis de septiembre, revocando el sobreseimiento definitivo y auto de formal procesamiento con medidas distintas a la prisión preventiva contra más de 20 estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), acusados por el delito de usurpación y por el delito de encubrimiento a cuatro defensores de derechos humanos.

“Es un retroceso judicial de la Corte, por que le da vuelta a un sobreseimiento que dio el juez de letras criminalizando la protesta social”, explicó el abogado defensor de los estudiantes, Mario Rojas. 

Además, agregó “los estudiantes se van a reunir el miércoles con las autoridades de la UNAH para revisar el documento y ver si lo firman con el rector Francisco Herrera para ver si concilian”.

El Juzgado notificó audiencia preliminar para el 25 de octubre; por otra parte si los estudiantes no concilian, expuso el abogado lo que seguiría es que se ponga la fecha para el desarrollo del juicio oral y público.

Hasta el momento el ex dirigente estudiantil Fausto Cálix, es el único que concilió con la universidad y su caso quedó cerrado.

No se puede conciliar violaciones a los derechos

El defensor de los derechos humanos, Ariel Díaz sostiene que ellos no van a conciliar con la procuraduría por que el ofendido es el Estado.

“Los defensores hemos decidido que no podemos conciliar violaciones a derechos humanos y estamos sumamente seguros que este es un caso que puede llegar a la Corte Interamericana por infracciones a la convención americana y otros instrumentos que protegen el derecho a defender derechos”, denunció el defensor de los derechos humanos.

Antecedentes

El viernes 08 de septiembre de 2017,  más de 500 efectivos policiales y militares desalojaron violentamente una protesta pacífica del Movimiento Estudiantil Universitario (MEU), en las instalaciones de la UNAH, en Tegucigalpa.

Los defensores y las defensoras en mención, llegaron a documentar las violaciones a los derechos humanos contra la comunidad estudiantil y en horas de la tarde fueron retenidos, les rociaron gas pimienta en sus rostros y la unidad de transporte en la que se transportaban y posteriormente detenidos y trasladados a las instalaciones de la Dirección Policial de Investigaciones (DPI) y de la Jefatura Metropolitana Uno, en el Barrio Los Dolores, en el centro de la capital.

 leer nota: La Impunidad se pone a la orden de Policías que agredieron a defensores y estudiantes

 

 

0
0
0
s2sdefault

Más Leídos