Tegucigalpa, Honduras (Conexihon).- La situación de Edwin Robelo Espinal, Raúl Eduardo Álvarez y Rommel Baldemar Herrera, es de “grave riesgo” por diversas acciones en su contra y otras que podrían planificar para causarles daño, denunciaron este jueves el Comité por la Liberación de los Presos Políticos, la Convergencia contra el Continuismo y la Red de Unión Internacional Trabajadores de la Alimentación (Rel- UITA).

En un comunicado, las tres organizaciones expusieron que entre mayo y junio, debido al auge de las manifestaciones de la Plataforma por la Defensa de la Salud y la Educación, como represalia, las autoridades penitenciarias suspendieron las visitas familiares y conyugales, y el traslado de los internos a sus citas médicas o audiencias legales en Tegucigalpa.

Frente al edificio donde se ubica el Instituto Nacional Penitenciario (INP), dentro del centro penal, los internos acusaron a los presos políticos de ser responsables de las manifestaciones ciudadanas.

“El Estado, a través de sus autoridades penitenciarias ha conducido una campaña descrédito al interior del centro penal, en relación a que los presos políticos son peligrosos y violentos, generando un ambiente de hostilidad entre privados de libertad y coordinadores totalmente desfavorables a los presos políticos, convirtiéndolos en blancos de terceros”, dijeron las organizaciones en un comunicado público.

Dos denuncias han sido presentadas ante el Mecanismo Nacional de Prevención Contra La Tortura (MNP-CONAPREV) sobre las amenazas a muerte contra Espinal, Álvarez y Herrera, recibidas por otros privados de libertad recluidos juntos con ellos en el centro penal “La Tolva.” Que ha emitido informes recomendando medidas urgentes de seguridad.

Para el profesor Juan Carlos Herrera, padre de Ronmel Baldemar Herrera, las razones sobran para mostrar su preocupación de los presos políticos. Tanto Edwin, Raúl y Ronmel han expresado sentirse atemorizado ya que los coordinadores de los módulos han expresado que “no quieren a los presos políticos dentro de la Tolva”.

Igualmente cuestionó las acciones del gobierno del presidente ilegalmente reelecto, Juan Orlando Hernández, de querer atemorizar a las movilizaciones sociales, a personas que no han cometido delitos de alta peligrosidad, los tratan como delincuentes, amplió.

“Como padre de Ronmel Baldemar, yo responsabilizo de manera contundente a Juan Orlando Hernández si algo le sucede a nuestro hijo. El sería el responsable junto a Rosa Gudiel y el señor (German) McNeil, (directora y sub director del Instituto Nacional Penitenciario) que han engavetado las solicitudes de traslado de nuestro hijo se haga efectivo”, puntualizó el maestro y padre de Rommel.

Sub director del INP: “Son vándalos”

Este viernes, en un Foro matutino de televisión, el subdirector del Instituto Nacional Penitenciario, German McNeil, de forma despectiva dijo que en Honduras no hay presos políticos “aquí lo que tenemos son vándalos”.

Una frase que se volvió repetitiva por el funcionario, sin importarle que en el foro estaban como invitados familiares de los presos políticos en el país y la abogada Kenia Oliva, quien representa uno de los casos.

McNeil aseguró que uno de los presos, Edwin Robelo “es una amenaza” ya que, según él, cuenta con un informe donde Espinal supuestamente golpeó a otro recluso. Seguidamente agregó a los familiares y representante legal en el Foro que “no son coherentes con la realidad al decir que se sienten amenazados [Los presos políticos]”.

Reiteró no son presos políticos, sino vándalos que pretendían incendiar la propiedad privada, una embajada y un hotel de la capital y ahora tiene que pagar por lo que hicieron “dejen de estarse amparando en ese discurso que no tiene ningún sentido”

La abogada Kenia Oliva, lamentó la posición del sub director del INP y le recordó que, fungiendo en el pasado como parte de la secretaría de Derechos Humanos, esté sentenciando y teniendo una opinión parcial hacia Edwin, Raúl y Ronmel.

“Debe de renunciar, por no ser objetivo no tuvo las pruebas a la mano y utiliza un lenguaje estigmatizante a personas presas por razones políticas”.

En un informe sobre criminalización a opositores políticos, elaborado por el Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras (COFADEH), hace referencia en una serie de campañas de desprestigio al llamarlos “Terroristas, violentos peligrosos y saqueadores”.

“Esta campaña refleja una clara represalia, sanción pública y una incitación al odio”, cita el informe del COFADEH.

Las exigencias del Comité por la Liberación de los Presos Políticos, la Convergencia contra el Continuismo y la Red de Unión Internacional Trabajadores de la Alimentación (Rel- UITA) son:

-Adoptar las medidas necesarias para garantizar vida e integridad personal de Edwin Robelo Espinal, Raúl Eduardo Álvarez y Rommel Baldemar Herrera. Tomando en consideración el agravamiento de la situación de riesgo a la vida e integridad personal como resultado de las circunstancias que rodean la privación de libertad de los presos políticos, así como la necesidad de salvaguardar tales derechos.

-Que las autoridades competentes adopten, a la luz de los estándares aplicables, medidas alternativas a la privación de la libertad como medio para salvaguardar sus derechos, o hacer efectivo su traslado a un centro de mayor seguridad para sus vidas.

0
0
0
s2sdefault