Tegucigalpa, Honduras (Conexihon).- Un grupo de agentes de la Policía Nacional de Honduras se declaró este miércoles en paro de labores de “fusiles caídos”, anunciando que están en contra de la represión cometida por ellos mismos al pueblo hondureño.

La crisis política de los últimos meses ha desembocado en jornadas intensas de represión lideradas por las fuerzas especiales de seguridad del Estado, que de acuerdo con el último informe del Comité de Familiares Desaparecidos de Honduras (COFADEH), se registran más de 42 manifestaciones reprimidas desde el 30 de mayo a la fecha.


Lea también:
Honduras: criminalizar la protesta es la mayor agresión a la libertad de expresión
Con gas, balas y criminalización, gobierno responde a demandas de Magisterio y Médicos
CIDH: Crisis política aumentó el riesgo para la libertad de expresión en Honduras
Con asesinatos y represión, Gobierno tira a la basura reclamos internacionales


Los agentes de la Policía que paralizaron labores explicaron que ellos “no quieren reprimir a la población”, pero que se ven “obligados por mandos superiores”.

"Somos sometidos a trabajos forzosos como ir a reprimir al pueblo. Ir a desalojar a personas, familias que quizá no tienen ni para el diario vivir, ni para movilizarse de un lugar a otro. Solo le pedimos a la población mil disculpas si en algún momento hemos actuado mal en algún momento", indicó un agente de la Policía, que daba declaraciones a la prensa junto a otros dos oficiales, todos ellos con su rostro cubierto.

Además, exigieron que se garantice el respeto a los derechos humanos y expresaron su "descontento ante el pueblo hondureño por la crisis que se vive".

El agente encargado de leer el comunicado dijo que "la escala Básica de la Policía Nacional ratifica su compromiso en favor del pueblo hondureño de mantener la garantía de no represión contra nuestro pueblo".

No obstante, la acción de protesta es vista con recelo por parte de organizaciones de derechos humanos que han recordado el “paro de fusiles” ocurrido el año anterior, cuando la población hondureña se apostó a las sedes policiales en solidaridad con los uniformados atrincherados en el cuartel principal de Casamata.

El vocero policial explicó también que "seguimos en la lucha para que el Gobierno mejore o ceda ante esta amenaza que tenemos en frente".

Tras la última acción de protesta, al exagente Johnny Alexander Carrasco Espinoza fue acusado como líder de una banda de secuestradores y quien fue destituido de la institución luego de participar en las protestas después del fraude electoral. El exoficial fue el vocero de la acción de protesta que realizaron lo Cobras pidiendo no ser utilizados en las manifestaciones.

Pese a esta acción el "a los demás compañeros les digo: no se dejen atemorizar. Hay comisionados del alto mando. Nos amenazaron de que todo preventivo que se una a esta lucha será sometido a una audiencia de descargo y despido. Si así es... en el caso de nosotros (subcomisionado de Policía Lenin Yovany) Morel Andino fue quien nos amenazó.

Dijo que él iba a tomar cartas en el asunto y que él se iba a encargar de que todo preventivo que se una a esta lucha será despedido", sostuvieron.

Agregó que tras la crisis política que se generó tras las elecciones de noviembre de 2017, se informó que expusieron siete puntos para mejorar sus condiciones de trabajo, estos, según ellos, fueron violentados.

Igualmente condenaron el “acoso laboral y sexual que sufren nuestras compañeras policías estas denuncias no son investigadas que dañan la integridad de estas féminas”.

Y exigieron a la comisión de Depuración se realicen las investigaciones para la separación de los miembros de estas fuerzas de seguridad, al explicar que se ha anunciado de forma interna que todo miembro activo separado de la Policía Nacional no tendrá derecho a prestaciones, por lo que existe una preocupación sobre “donde quedarán nuestras familias”.
Finalmente indicaron “Nosotros solo le decimos al pueblo que siga luchando y que tienen una lucha justa, la Constitución de la República nos indica que todos tienen el derecho a la protesta. El pueblo tiene derecho a manifestarse, pero represión de parte de nosotros ninguna”.

En horas de la mañana trascendió en diversos medios locales que los Cobras se habían declarado en "fusiles caídos" en demanda de aumento de salario prometido desde el año pasado, por lo que en un comunicado la Secretaría de Seguridad informó que se registró un incidente con miembros asignados a la Dirección Nacional de Fuerzas Especiales (DNFE), quienes solicitaron ante medios de comunicación mejores condiciones laborales.

De acuerdo con el comunicado, el Director General de la Policía Nacional ordenó la revisión de las jornadas labores de los miembros de la carrera policial, debido a la duplicidad de turnos que están cumpliendo para atender la situación que atraviesa el país. "En relación a mejoras salariales desde el mes de enero del presente año se solicitó a la Secretaría de Finanzas un análisis de fondos para hacer efectivo un incremento a la partida de sueldos de los policías", indicaron en el comunicado público./Fotografía portada: Cortesía UneTv

En horas de la noche, mientras se intentaba cubrir la noticia la periodista Brenda Moncada, del canal Hable Como Habla fue agredida junto a su equipo de transmisión, HCH, condenó la acción indicando que se habían lanzado al menos tres bombas lacrimógenas fueron lanzadas al interior del vehículo de transmisión.

0
0
0
s2sdefault

Más Leídos