Tegucigalpa, Honduras (Conexihon).- El centro de la capital se convirtió en un campo de concentración policial-militar. Una convocatoria hecha desde el Colegio Médico de Honduras (CMH) y, los y las docentes aglutinados en la Federación de Organizaciones Magisteriales (FOMH), para un plantón a inmediaciones del Congreso Nacional, fue atacada por más de cuatro horas, este lunes.

Los accesos hacia la sede del Poder Legislativo, amanecieron acordonadas por miembros de la Policía Nacional y el Tropa Especial y Grupos de Respuesta Especial en Seguridad (TIGRES); especialmente los puentes Mallol, Soberanía y La Isla, así como el tramo del parque central hacia el Congreso.

A las 10 de la mañana, el parque central de Tegucigalpa ya contaba con un gran número de maestros y maestras que atendieron el llamado de sus organizaciones. De igual forma, a esa hora se tenía contemplada una conferencia de prensa de ambos gremios.

En otro punto de la capital, en el puente La Isla, no había acceso ni para quienes residen en las cercanías del centro capitalino. El cordón policial impidió que un grupo de docentes se encontrara con sus compañeros y compañeras ya ubicados, al menos, en las cercanías de Congreso Nacional.

“Una Policía que fue creada para servir y proteger a la nación, se ha convertido en guardia de la dictadura política que mal gobierna el país. Detienen la libre locomoción y con esto se demuestra que fueron creadas para reprimir al pueblo y no para llevar la seguridad a los barrios y colonias del territorio nacional”, denunció el dirigente magisterial, Sergio Rivera.

Se distinguió dos elementos civiles levantando perfiles, asi como oficiales de las fuerzas armadas y de la Policia Miitar.

Cordón policial que impidió el accceso desde el puente "La Isla" hacia el Centro de Tegucigalpa.

Acciones no retrocederán

El jueves anterior, el Congreso Nacional con toda la bancada nacionalista aprobó, en un solo debate, dos decretos de Ley de Transformación y Reestructuración del Sistema de Salud y Educación. Tanto para el sector médico y el magisterio, esto es un proyecto encaminado a la privatización de ambos derechos.


La conferencia de prensa convocada por el gremio de profesionales de la medicina y la educación, fue trasladada hacia la sede del Colegio Médico, en donde reafirmaron que las acciones de protesta pacíficas y ciudadanas “no retrocederán y el gobierno se enfrenta a que esto se le salga de las manos”.

La presidenta del CMH, Suyapa Figueroa, aseguró que cuentan con el respaldo de todo el sector salud; enfermeras, odontólogos, químicos farmacéutico y, técnicos, detalló.

“Hay otros sectores que el gobierno sabe se van a unir es una lucha genuina, no hay otros intereses que defender la salud y educación”, afirmó Figueroa.

Ambos sectores desautorizaron a cualquier grupo y Central Obrera para negociar en nombre de la articulación Médico- Magisterial. El proyecto debe ser retirado.

En tanto, Daniel Sponda, dirigente del Colegio Profesional Unión Magisterial de Honduras (COPRUMH), hizo un llamado a las diputadas y diputados de oposición para que evidencien lo que llaman “la política de los diputados oficialistas de no permitir los debates, llamamos a que se consignen votos a favor y en contra en la ratificación”.

El líder magisterial agradeció el acompañamiento del movimiento estudiantil, tanto de media como universitario. “esta lucha no es una lucha por defender las chambas en salud y educación, hoy nosotros estamos defendiendo la educación y salud como un derecho en este país”, detalló.

Represión

Una movilización estudiantil, tanto de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), como de la Universidad Pedagógica Nacional “Francisco Morazán” llegó para la defensa del derecho a la educación y la salud. Sin embargo, al subir por uno de los puntos que se dirige al Congreso Nacional, en el barrio La Hoya, miembros TIGRES, lanzaron gas lacrimógeno hacia la protesta, que no fue motivo para impedirles su ingreso hacia el centro de Tegucigalpa.

Acción que duró a partir del mediodía hasta cerca de las tres de la tarde, donde una vez que lanzaron bombas lacrimógenas para impedir su llegada a los bajos del edificio legislativo, irrumpieron en la plaza central y desataron una cacería contra los manifestantes por las calles que conducen al Barrio la Ronda, Barrio Abajo y la Avenida Cervantes.

Un grupo de manifestantes encontró las puertas abiertas de la sede del Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos en Honduras (COFADEH), para resguardar su integridad física del abuso policial.

La tanqueta del batallón de fuerzas especiales y los hombres armados, en una acción intimidatoria, lanzaron el químico frente a la sede de la histórica organización de derechos humanos.

La coordinadora del COFADEH, Bertha Oliva, calificó como condenable el ataque, comparando dicha situación igual o peor que las dictaduras militares.

“El pueblo está sometido a la más cruel barbarie y brutalidad por parte del ejército, por parte de la dictadura y el régimen enfrentamos esto. Estamos sufriendo y padeciendo, el ambiente está saturado de bombas lacrimógenas y gases que han lanzado a la oficina del COFADEH, el cual nos hace ponernos realmente en estado de alerta, de poder seguir haciendo el trabajo que hemos venido haciendo por años en favor de la vida y en favor de la libertad”, sostuvo Oliva.

Al final de la tarde, se confirmó una persona herida de bala cuyo nombre es José Duarte de 54 años, quien se recupera en el Hospital Escuela Universitario (HEU). Se presume que fue atacado por la bala de un policía que vestía de civil y que labora para la Policía Municipal.

Por otra parte, equipos de abogados de organizaciones de derechos humanos confirmaron la detención en la posta del barrio “El Manchén” de Josue Farid Aguilar (17), Junior Omar Zelaya (19) y Kendal Zepeda (18). Se conoció que, en horas de la noche fueron liberados. En horas de la tarde otros dos manifestantes también fueron liberados tras estar detenidos en los bajos del Congreso Nacional y trasladados a la posta de El Manchén.

Al cierre de esta nota, se da seguimiento al reporte de una detención de dos maestros, quienes vinieron desde la Montaña de la Flor para acompañar las movilizaciones en Tegucigalpa. Se trata de Siriaco Martínez y Tomás Sevilla, quienes, de acuerdo testimonios de sus colegas maestros del municipio de Orica, fueron capturados por la Policía, pero no se da con el paradero de ambos. De igual forma se conoció de la muerte violenta de dos estudiantes de educación media.

Un centro capitalino con señal de campamento policial-militar, la suspensión “hasta segunda orden” de la sesión en el Congreso Nacional, es lo que deja este lunes. Para mañana martes, Tanto el Magisterio y el gremio Médico, unidos en una Plataforma por la defensa de la Salud y la Educación convocaron para las ocho de la mañana frente a la universidad Pedagógica “Francisco Morazán”, curiosamente, donde se forman los y las profesionales de educación media en el país.

 

 

0
0
0
s2sdefault