Al cubrir protesta social es asesinada comunicadora indígena

Al cubrir protesta social es asesinada comunicadora indígena

Colombia (Conexihon).- La comunicadora social indígena, María Efigenia Vásquez, murió el pasado 08 de octubre, luego de un enfrentamiento entre pobladores de la comunidad indígena de Coconuco, en Pucare, departamento del Cauca y Escuadrón Antidisturbios (ESMAD).

De acuerdo con información del portal Servindi.org, Vásquez Astudillo laboraba para la radioemisora “Renacer Kokonuko” y daba cobertura al enfrentamiento contra la instalación de un proyecto turístico de aguas termales “Aguatibia”, cuya población indígena exige su recuperación, y que sea declarado territorio ancestral.

La voz de la periodista fue callada por dos impactos de bala durante una toma realizada por la comunidad que defiende los bienes comunes; sin embargo, la policía ha dado declaraciones que pudieron haber sido los mismos compañeros indígenas que la asesinaron.

El general William Salamanca, comandante de la fuerza pública en el Cauca, expresó a medios de comunicación locales, pues “fallece producto de heridas causadas por proyectil de arma de fuego de carga múltiple”. Añadió que “artefactos y armamento de este tipo no son usados por la Policía”.

Por su parte, los indígenas afirmaron que en medio de los disturbios hubo abusos del ESMAD, “ellos siempre utilizan armas también no convencionales, eso ya lo hemos descubierto. A veces utilizan recalzados. A mí me ha tocado estar en otras movilizaciones y ellos utilizan material recalzado, armas no convencionales, y siempre actúan de esa manera”, dijo el consejero mayor del Consejo Regional Indígena del Cauca, Cric.

Según el reporte médico, “falleció por heridas producidas en la región supramamaria del lado derecho y en el muslo en el lado izquierdo (…) esperamos los resultados de la necropsia que practique el Instituto Nacional de Medicina Legal”, expresó Elvia Rocío Cuenca, secretaria de la Mujer del Cauca.

La comunicadora del Pueblo Kokonuko, falleció en el hospital San José, en Popayán, capital del Cauca, posteriormente el cuerpo fue entregado a los indígenas, y fue trasladado hasta el resguardo de Coconuco, donde se le rindió todos los homenajes y honores.

Ayer continuaron las protestas, son ellos las confrontaciones entre la fuerza pública y los indígenas, y Cric denunció que cinco comuneros fueron detenidos.

La Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC), rechazó con “rabia e indignación”, el asesinato contra la comunicadora indígena, a quien la consideraron como “madre, comunicadora, mujer indígena dadora de vida, transmisora de la fuerza y sabiduría de su pueblo”.